Mes: agosto 2019

Uvas

Tener familiares con terrenos donde cultivar frutas y verduras, es una verdadera suerte, y yo tengo esa suerte.

Hoy, a la misma puerta de casa, tenía unas uvas que empezaban a madurar, y que con el sol en contra, tenían un bonito contraluz.

Gigantes en Donostia

Hoy he estado en Donotia, disfrutando de su semana grande. Mientras paseaba, me he encontrado con los impresionantes gigantes, y he decidido seguirlos. Aunque a veces tenía el sol en contra, no he perdido la ocasión de fotografiarlos mientras bailaban.

Además hemos podido disfrutar de un bonito atardecer.

Fuegos artificiales en Donostia

Aunque parezca mentira, este año es la primera vez que he estado cerca de Donosti durante su semana grande. 

Siempre me quedaba con ganas de ver en directo los fuegos artificiales, y este año por fin he podido hacerlo.

Afortunadamente la lluvia no ha hecho acto de presencia, y hemos podido disfrutar del espectáculo desde la playa de la Concha.

Uzbekistan-Khiva

La última ciudad que he visitado en Uzbekistan ha sido Khiva, un lugar con un encanto muy especial.

En esta parte del país la salinidad del agua es altísima, y por ello la media de vida de sus habitantes es inferior a la del resto del país. La sal perjudica también a sus monumentos, llama la atención como la parte próxima al suelo de los mismos, se deteriora rápidamente.

En Khiva me he permitido el lujo de dormir en una madraza convertida en hotel, una experiencia única y muy especial que recomiendo a todo el que viaje allí.

En Khiva hay preciosos minaretes también, pero quizá el que más llamó mi atención fue el Kalta-Minor que aunque esté sin terminar, tiene unos colores y una decoración muy bonitas.

Precioso también es el mausoleo Pahlavan Mahnud, donde numerosos fieles acuden cada día a orar. Tanto suelo, como paredes y techos, están decorados hasta el último milímetro. Los verdes y azules se intercalan en armoniosas formas, de manera que hacen que sea todo un espectáculo poder contemplar tanta belleza junta.

De gran belleza es también la Ciudadela Kunya-ark y disfrute mucho mientras nuestro guía nos contaba toda la historia de esta edificación.

La mezquita Juma, con sus columnas de madera, donadas por distintos fieles es un lugar también digno de visitar y con una bonita historia.

Al caer la tarde y bajar un poco el calor, me permití subir a la muralla y ver una panorámica diferente de la ciudad, con ese contraste de preciosos monumentos y casas muy humildes, donde el cableado queda a la vista, conviéndose en un caos de cables y antenas.

Y lo mejor sin duda, pasear por la noche entre sus calles, cuando los turistas agotados ya se han retirado a descansar, y los que nos gusta la fotografía nocturna, seguimos buscando esas fotos diferentes y un poco más especiales.

Afortunadamente, en Uzbekistan comienzan a iluminar sus monumentos a la noche, con iluminación adecuada. Según nos contaba nuestro guía, llevan muy poco tiempo haciéndolo.

El viaje de vuelta fué bastante complicado debido a los retrasos en los aeropuertos, pero al menos disfrutamos de un bonito atardecer mientras despegabamos.

Uzbekistan-Bukhara

Después de varias horas de viaje para atravesar el desierto (menos mal que existe el aire acondicionado), llegamos a la preciosa ciudad de Bukhara donde hemos pasado dos días visitando sus preciosas madrazas y mezquitas, y disfrutando del calor y la amabilidad de sus gentes.

Una de las cosas que más me ha gustado de este país es el respetuoso trato al turista, ofrecen sus productos pero sin agobiar ni insistir continuamente como en otros lugares del mundo. Además sienten mucha curiosidad y nos preguntaban de donde veníamos, que ciudades o monumentos de Uzbekistan nos habían gustado más, y querían hacerse fotos con nosotros.

En primer lugar visitamos el interior de la ciudadela de Ark, donde incluso tuvimos la oportunidad de disfrazarnos con antiguos ropajes y hacer unas fotos muy especiales.

Me gustó mucho la mezquita bolo-jauz con sus columnas de madera, y su decoración interior.

Pero lo más impactante que tiene Buhkara es el conjunto Kalon. Tuvimos la suerte de alojarnos a pocos metros de dicho conjunto por lo que pudimos fotografiarlo tanto de día como de noche, incluso desde el balcón de la habitación de nuestro hotel, que tenía unas fantásticas vistas a ese conjunto.

De gran belleza también es el palacio Sitorai-Monji-Josa, hoy convertido en museo, donde se conservan piezas de gran valor  procedentes de diferentes países.

Y por supuesto me encantó pasear por las calles de Bukhara y disfrutar de sus gentes y perderme entre las tiendas. He comprado un precioso juego de té decorado a mano y un instrumento típico de aquí, serán los recuerdos que me lleve de estas tierras, además de cientos de fotos 😉